lunes, 31 de octubre de 2016

LOS HUESOS SESAMOIDEOS

LOS HUESOS SESAMOIDEOS

La biomecánica consiste en la exploración de las propiedades mecánicas de los organismos vivos y en el análisis de los principios de ingeniería que permiten el funcionamiento de los sistemas biológicos.

Un buen ejemplo del papel de la biomecánica es el hueso sesamoideo.

¿Pero qué es un hueso sesamoideo? ¿Cuáles son las funciones de los huesos sesamoideos a nivel mecánico? ¿Qué ejemplos encontramos en el cuerpo humano y que patologías puede haber relacionadas con su alteración mecánica?

1.      El hueso sesamoideo

Un hueso sesamoideo es un hueso pequeño y redondeado que se incrusta en un tendón, el cual recibe compresión y tensión. Esos huesos se encuentran en varias articulaciones del cuerpo.

En los miembros superiores, los encontramos en varias articulaciones :
-          Cara palmar de la mano
-          Metacarpofalángica
-          Interfalángica del pulgar y del dedo índice

En los miembros inferiores, los encontramos también en varias articulaciones como :
-          Metatarsofalángica
-          Primer y segundo dedo y entre el tercer y el cuarto.
-          Interfalángica del dedo gordo
-          Cara posterior de la rodilla

En algunos casos, los encontramos en los tendones de los músculos:
-          Biceps braquial
-          Peroneo lateral largo
-          Tibiales posterior y anterior
-          Psoas mayor
-          Gastrocnemios




 2.      Las funciones de los huesos sesamoideos

Los huesos sesamoideos realizan varias funciones.
En los tendones, los huesos sesamoideos actúan como poleas.

Los huesos sesamoideos del primer dedo del pie permiten que este se mueva de manera correcta, constituyendo una palanca en este dedo cuando el sujeto camina o corre. También, soportan el peso que cae en el primer metatarsiano, absorbiéndolo durante los movimientos activos del sujeto.
En general, todos los huesos sesamoideos protegen los tendones de las fricciones excesivas e impiden la modificación del ángulo de los tendones hacia las inserciones.

Elegimos 2 ejemplos para desarrollar:

 El hueso sesamoideo más conocido y el de mayor tamaño es la rótula, que constituye la rodilla. La rotula, que se articula con el fémur, está incluida en el tendón terminal del músculo cuádriceps femoral que está considerada al nivel biomecánico como el punto central que conecta el tendón común del cuádriceps y el tendón rotuliano. Además, forma parte como componente, de la articulación femoropatelar que está solicitada biomecanicamente para las actividades de deambulación y desplazamiento. Pues, está sometida a tensiones y cargas. 

Se localiza ventral al fémur. En la flexión y en la extensión, la rodilla se mueve, acompañando el movimiento.


Tiene una forma más o menos ovoide con una base en la parte superior rugosa para la fijación del recto femoral y del vasto crural proximalmente, y un ápice que es la parte inferior redondeada que soporta la tracción del tendón rotuliano.
Sirve como punto de apoyo (= fulcro) que aumenta el brazo de palanca del cuádriceps y guía las fuerzas a través del cuádriceps y del tendón rotuliano. 



Actúa como protector de las fuerzas de fricción sobre la rodilla. Evita que los golpes en la articulación tengan directamente repercusiones sobre los ligamentos de la rodilla dado que son importantes. Además, gracias a este hueso sesamoideo, la rodilla es más estable.Para finalizar, aporta fuerza para obtener los últimos 15 grados de extensión de la rodilla.

Otro ejemplo son los huesos sesamoideos del complejo metatarso – sesamoideo – falange.

Se sitúan en el pie.Los huesos sesamoideos tienen una fuerza de compresión vertical durante el apoyo y una fuerza de tensión horizontal durante la propulsión. Durante la marcha, la fuerza de compresión cambia de la fase de recepción a la fase de propulsión. La carga del cuerpo se propaga a partir del quinto al primer metatarsiano. Le somete a la fuerza de compresión 4 o 5 veces más elevado que a los otros metatarsianos. Durante la iniciación de la fase de propulsión, el hueso sesamoideo medial desciende. Tiene más impacto que el hueso sesamoideo lateral.

Los huesos sesamoideos proximales tienen forma de pirámide. Responden a la cara plantar del cóndilo distal del hueso metatarsiano. Los dos huesos sesamoideos están unidos por el ligamento intersesamoideo. 

Tienen 3 papeles importantes: la propulsión, la amortiguación y permiten reposicionar la cabeza del primer metatarsiano y del flexor largo del dedo gordo durante la marcha.

3.      Las patologías

 En algunas situaciones se produce inflamación a nivel de los huesecillos, principalmente en la base del dedo gordo, produciéndose una sesamoiditis. Los tejidos óseos son muy vascularizados e inervados. En la enfermedad de Renander están privados de esta vascularización que les aporta nutrientes. La consecuencia de esta privación es una necrosis del tejido que se acompaña con un dolor muy intenso a la palpación, una inflamación y una modificación de los apoyos del pie. Puede estar acompañado de tumefacción local. 


 Las fracturas de rótula son muy frequentes y pueden produrcirse tanto por un mecanismo indirecto como un mecanismo directo.
mecanismo directo: es lo más frecuente. Es un traumatismo en la región anterior de la rodilla (golpe directo sobre la rotula)
- mecanismo indirecto: es lo menos frecuente. Es producido por una intensa tracción ejercida del cuadriceps sobre el polo superior de la rótula que la llega a fracturar.
Esta fractura es debido por al increcimiento de la práctica deportiva como el rugby o el fútbol, sobretodo en pacientes con edades cada vez más avanzadas. Funcionalmente, el paciente puede mantener la extensión activa si los retináculos no se encuentran lesionados. En caso contrario, se evidencia impotencia para la extensión activa contra la gravedad y flexión limitada y dolorosa. 

La consecuencia de la fractura de la rótula es la pérdida de la extensión de la pierna.




CONCLUSIÓN

En conclusión, podemos decir los huesos sesamoideos son indispensables para el ser humano. En efecto, tienen funciones biomecánicas que permiten al hombre sobrevivir en bipedestación, sin gastar demasiada energía por culpa de los músculos, y protegiéndole de los golpes.

REFERENCIAS










Autores: 

Laetitia Chabre Marie
Mailys Craveiro
Tony Christian Dacosta
Laurance Amandine Gonthier
Estelle Laure Lahourcade



lunes, 24 de octubre de 2016

EL TIRO LIBRE EN EL BALONCESTO

EL TIRO LIBRE EN EL BALONCESTO

Introducción

            El baloncesto es un deporte colectivo que se juega 5 contra 5 y en el cual el objetivo es marcar más puntos que el equipo adversario.

            El tiro libre es un gesto esencial en el baloncesto y su adquisición con el entrenamiento permite aprender las bases fundamentales de un tiro preciso y regular. En nuestro estudio, lo que queremos conseguir es analizar el lanzamiento de tiro libre a través de la posición corporal del jugador y de los movimientos que realiza.

            Por consiguiente, vamos a descomponer en primer lugar, la descripción de cada fase, es decir la posición del jugador.  En segundo lugar, la trascendencia de cada fase para la consecución final del lanzamiento y en tercer lugar las variables que podemos medir en cada una.

Como introducción, vamos a presentaros sucintamente en este video el tiro libre, con la participación de Claude Bergeaud, seleccionador del equipo nacional de baloncesto de Francia (2003-2007).



Para empezar, las tres fases del tiro libre son:
  • Armar el tiro
  • La propulsión
  • La extensión




¿Cuáles son las fases de un lanzamiento de tiro libre de baloncesto? ¿Qué trascendencia tiene cada una de estas fases para la consecución final del lanzamiento?

            La fase de armar trata de la posición inicial del jugador cuando va a lanzar un tiro libre. La postura y las posiciones articulares que debe tener son: una flexión de hombro, codo y muñeca con un ángulo de 90° cada uno, una ligera extensión del cuello, una extensión del tronco, una flexión de la cadera entre 130° y 140° y una flexión de las rodillas que puede llegar hacia 100°. Por fin, los pies están a la misma anchura que la cadera (el talón en contacto con el suelo) y pueden estar en la misma línea o uno un poco delante del otro. Normalmente, el pie que corresponde con la mano de lanzamiento está ligeramente adelante. El balón se coloca en las yemas de los dedos de la mano fuerte, y la otra mano sirve para sujetarlo entre las dos manos.


Hay distintos músculos que intervienen en esta primera fase:

Flexión hombro: deltoides, pectoral mayor, bíceps (porción larga), coracobraquial, y para estabilizar el manguito de rotador y el redondo mayor.
Flexión codo: bíceps braquial, braquial anterior, y con antagonista, el tríceps.
- Flexión dorsal muñeca: músculos extensores de la muñeca, braquiorradial, y con los antagonistas los flexores del antebrazo.
Pronación antebrazo: el pronador redondo y pronador cuadrado.
Extensión cuello: trapecio.
Flexión cadera: cuádriceps, psoas iliaco, y los antagonistas son los isquiotibiales.
Flexión rodilla: isquiotibiales.


Esta fase tiene como objetivo tomar una posición de estabilidad al jugador y su balón. A partir de esta posición, con un alineamiento de hombro, codo, muñeca y rodilla en dirección de la canasta, el jugador flexiona un poco más para una mayor potencia.


La fase de propulsión se realiza con el impulso de las piernas y la extensión del brazo. Los acciones del jugador son: una flexión mayor del hombro que puede llegar a un ángulo de 110°, una extensión del codo (generalmente 140°) desde una posición inicial de flexión de 90°. También, hay una flexión de la muñeca de 90° hasta 120°. La extensión de la cadera y las rodillas están respectivamente a 170° y 150° y la flexión plantar tiene un ángulo con el suelo de 50°.
Hay distintos músculos que participan en esta fase:

- Flexión hombro: deltoides, pectoral mayor, bíceps (porción larga), coracobraquial.
- Extensión codo: tríceps braquial y ancóneo.
Flexión muñeca: músculos flexores, y para la estabilización, los extensores.
-  Extensión cadera: glúteo mayor, tensor fascia lata.
-  Extensión rodilla: cuádriceps.
- Flexión plantar tobillo: gastrocnemios, sóleo, tibial posterior.

Esta fase permite al jugador dar al balón la fuerza y la velocidad necesarias para llegar a la canasta. En efecto, en este momento, el jugador acumula energía realizando una flexión de las rodillas. La energía se propaga de los miembros inferiores a los miembros superiores para iniciar un movimiento de los brazos y dar la potencia al tiro.


La fase de extensión es la continuación de la fase de propulsión que se hace con una extensión completa del codo y  una relajación de la muñeca que va a permitir al balón girar. La posición final del jugador es: una flexión del hombro que puede llegar a un ángulo de 130°, una extensión completa del codo de 180° y una flexión palmar completa de 90°. La extensión de la cadera y las rodillas está a 180° y la flexión plantar tiene un ángulo con el suelo de 70°.

Hay distintos músculos que están activados: son los mismos que en la fase anterior.

Esta última fase permite el acabado del gesto por el lanzamiento del balón: hay que imaginar que la mano termina en la canasta. También da la dirección final al balón.








¿Qué variables podemos medir y con qué herramientas en un tiro libre de baloncesto?


La medición de variables es útil para el análisis biomecánico del tiro libre. Efectivamente, podemos medir los ángulos de las posiciones articulares con la toma de un video analizado con Kinovea, la presión plantar con la plataforma de presiones (baropodometria) y por fin, el movimiento de los articulaciones con la plataforma de fuerza.

La toma de las mediciones de los ángulos se hace gracias a Kinovea que es un programa de análisis del gesto deportivo. Para realizarla, hemos puesto marcadores sobre un punto de referencia en cada articulación: tuberosidad del 5º metatarsiano, maléolo externo, cóndilo lateral del fémur, trocánter mayor, acromion, epicóndilo lateral del humero y apófisis estiloides del cubito. Hemos obtenido los resultados siguientes:


La plataforma de presiones nos ha permitido de evaluar la presión plantar y el centro de gravedad durante cada fase en el tiro libre. Para eso, asociáremos cada fase a su Rocker´s correspondiente.

Se ve que más el gesto avanza, más el peso del cuerpo del jugador va hacia delante del pie, y se traduce por estas dichas presiones plantares. En fase 1, el peso está sobre todo el pie (con un poco más en la planta), en fase 2, el peso está sobre el ante pie y en fase 3, está en los dedos, precisamente, el pulgar. Se nota que el centro de gravedad va hacia delante también para estabilizar su posición para que no se caiga el jugador. 




La plataforma de fuerza nos da acceso al movimiento de flexión-extensión de  las articulaciones siguientes: rodilla y codo. Hemos hecho los gráficos con la ayuda del programa Mokka después de medidas hechas en el laboratorio de biomecánica en la plataforma haciendo el gesto del tiro libre. Mokka es un programa concebido para el análisis de las investigaciones biomecánicas. Podemos utilizarlo con archivos 3D, segmentos, marcadores o plataforma de fuerza que permite una mayor comprensión de la cinética y cinemática.


En la fase 1, la rodilla está flexionada y flexionando, eso corresponde a una fase excéntrica donde los músculos absorben energía. En la fase 2, la rodilla está flexionada y extendiendo, y en fase concéntrica. En la fase 3, la rodilla está extendida y extendiendo, todavía en fase concéntrica. En fase concéntrica, los músculos generan energía.


En la fase 1, el codo está flexionado y flexionando, eso corresponde a una fase excéntrica donde los músculos absorben energía. En la fase 2, el codo está flexionado y extendiendo, y en fase concéntrica. En la fase 3, el codo está extendido y extendiendo, todavía en fase concéntrica. En fase concéntrica, los músculos generan energía.

Conclusión

             En conclusión, el tiro libre se compone de tres fases bien definidas pero es un gesto continuo que moviliza todos los músculos tanto en los miembros inferiores como los miembros superiores. Cada fase tiene su propia trascendencia, tanto la estabilización y el alineamiento como la fuerza transmitida y como la dirección para la consecución final del lanzamiento. Al final, el importante es que cada articulación tiene que adquirir un cierto ángulo para que el jugador pueda conseguir el tiro libre.

Existe un gesto técnico definido pero cada jugador desarrolla su técnica específica y personal en función de sus habilidades y lo adapta para que sea más efectivo.

Bibliografía

Referencias a otras páginas de profesionales
Para ayudarnos a desarrollar los músculos que intervienen y los ángulos de las posiciones articulares: https://prezi.com/cg7ioimztg0o/le-lance-franc/


Otro contenido multimedia
Para conocer la trascendencia de las distintas fases: http://www.basket4u.fr/LancersFrancs.php

¿Quiéres saber más?

Tran CM, Silverberg LM. Optimal release conditions for the free throw in men's basketball. J Sports Sci. 2008 Sep;26(11):1147-55.

Lefrère N. Les Fondamentaux du Basket. Amphora. France : 2013.
http://aprendebaloncesto.blogspot.com.es/2010/12/entrenamiento-del-tiro-libre.html


Autores del artículo:
Marion Bayle
Fanny Bergeaud
Alix Bonpunt
Agathe Lamude