miércoles, 22 de marzo de 2017

CONTRACCIÓN ISOMETRICA

¿Qué es?


¿Ejercicios isométricos? ¿Activación isométrica? ¿Contracción isométrica? Si, si...y qué quiere decir ''Isométrico'', os preguntaréis más de uno, y sobre todo los primeros que pisáis la consulta, sois deportistas principiantes o incluso un paciente patológico no deportista; y de repente vuestro fisioterapeuta saca de la boca esta palabra tan ''rara'' a nuestros oídos y a la vez tan importante para nuestra vida cotidiana.
                Pues bien, la contracción isométrica es aquella en la que no cambia la longitud del músculo ya que, aunque el componente contráctil (fibras musculares) se acorta, simultáneamente hay un alargamiento del tejido conectivo (tendón) y como la velocidad de acortamiento de la unidad motora es 0, la fuerza alcanzable es mayor que en las contracciones concéntricas.
                De forma más concisa, definimos la contracción o activación isométrica como la fuerza que produce un músculo sin cambiar significativamente su propia longitud.

                Este tipo de contracción se da cuando la tensión ejercida no es capaz de vencer la resistencia que se opone al desplazamiento, o cuando se logra mantener la postura de una articulación en una posición fija frente a una fuerza externa mayor y, además y muy importante, durante el “sostén posicional” en un gran número de actividades físicas y deportivas impidiendo posibles desplazamientos frente a altas cargas de impacto que actúan sobre el cuerpo.

                Además, saber qué para que el entrenamiento con isométricos sea eficaz es necesario mantener la contracción durante un determinado tiempo, es decir, no sirve con realizarlo intermitentemente y en un periodo de pocos segundos.

                Enfocaremos más esta información para que sea utilizada en clínica, en casos prácticos; pero no tenemos que dejar de saber, que la contracción isométrica de un músculo ocurre de forma natural en nuestro cuerpo, y de hecho las fuerzas isométricas son las que nos aportan estabilidad a nuestras articulaciones.           


Ventajas e Inconvenientes para la ganancia de Fuerza


VENTAJAS

Las ventajas de los ejercicios isométricos las podemos abordar desde distintos puntos de vista según los objetivos que queremos que el paciente alcance:
-          Aumento de fuerza, ya que al ser una acción estática (porque no se puede vencer la resistencia o porque no hay desplazamiento), no existe limitación del tiempo de manifestación de la fuerza, por lo que irá incrementando hasta alcanzar el nivel máximo de fuerza, a partir del cual irá disminuyendo por la fatiga.
-          Asegura el trabajo de fuerza sin riesgo de lesiones ya que las unidades motoras se contraen  de forma continua hasta que el músculo alcanza su estado de máxima intensidad de forma segura y, así, retrasar al máximo la atrofia muscular.
-          Útil en rehabilitación ya que permite el trabajo muscular sin implicación de movimientos articulares.
-          Durante los isométricos podemos hacer reajustes del tiempo  y posición del ejercicio, según el objetivo terapéutico y del paciente.
Mejora la propiocepción ya que al no producirse cambios en la longitud del músculo, se entiende que su acción se orienta al reajuste de propioceptores musculares.


INCONVENIENTES


Al igual que las ventajas, los inconvenientes también se pueden abordar desde distintos puntos de vista. Con esto queremos decir que no son inconvenientes puros, sino más bien, que los ejercicios isométricos carecen de otras características o beneficios que si que tienen otro tipo de entrenamientos musculares. Véase algunos ''inconvenientes'', según el distinto objetivo que se quiera conseguir, a continuación:

-          La fuerza máxima alcanzable es menor que en entrenamientos excéntricos.

-          Tiene menos incidencia sobre la masa muscular que el trabajo concéntrico.

-          No tienen efectos sobre la vascularización, y por lo tanto, no se genera un aumento de capilares.

-          Si se trabaja en esfuerzos máximos y submáximos se puede aumentar la fuerza en el ángulo trabajado e inducir a la hipertrofia muscular.

-          Comparando los ejercicios isométricos con otro tipo de trabajo de fuerza-velocidad (potencia) , los primeros  no aumentan la velocidad de la articulación trabajada, principalmente fortalecen el músculo alrededor del ángulo trabajado, por eso no son las más adecuadas para entrenar acciones dinámicas.

-          Al entrenar solo en un ángulo de la articulación no aumenta la fuerza en todo el rango del movimiento. Por eso para aumentar la fuerza hay que realizar los ejercicios isométricos en distintos ángulos del mismo músculo, lo que se convierte en largo y aburrido para el paciente.

Hay que tener en consideración el incremento de la presión arterial, que está relacionado con errores sobre la técnica de respiración, y por lo tanto es desaconsejado en personas mayores, jóvenes; y con riesgo de accidentes cerebro-vasculares.

POSICIONES ARTICULARES


¿Podemos trabajar los isométricos en cualquier posición articular? Esto significa si cualquier músculo puede mantenerse en tensión en una longitud constante en cualquier posición articular. El mayor reclutamiento de unidades motrices, o la mayor cantidad de fuerza, depende de la posición angular de una articulación, por ello se describen patrones musculares en función de donde el músculo obtiene una fuerza máxima. Sin embargo, podemos encontrar casos en los cuales esa posición angular está limitada.

                Se ha estudiado que trabajando en un ángulo en concreto solo se ganará fuerza sobre ese ángulo, 15º más o 15º menos, a esto se le denomina Especificidad regional. Cuando el músculo está acortado, la especificidad regional aumenta; sin embargo, cuando el músculo está elongado, esta disminuye. Podemos deducir que ejercitarse isométricamente con el músculo elongado nos proporciona una mejoría en la región dañada, y por lo tanto, se aumenta el rango del movimiento. Para comprender mejor lo mencionado anteriormente pongamos un ejemplo: Ejercitamos isométricamente el bíceps a 90ª de flexión de codo, solo habremos ganado la fuerza en ese ángulo, a 75º y a 105º, en todo ese recorrido.
  




Por ello, si queremos aumentar la fuerza en todo el rango de movimiento, en función  el deporte que practiquemos, tendremos que ejercitarnos en diferentes posiciones angulares. Según estudios si queremos utilizar los ejercicios isométricos para incrementar toda la amplitud del movimiento, se debe incrementar de 10º a 30º cada ejercicio que hagamos. Siendo costoso este trabajo, tendremos que complementar los ejercicios isométricos con otros ejercicios más dinámicos.

                Finalmente, podemos concluir que los músculos tienen una posición angular articular específica en la que tienen mayor ventaja mecánica, por ello, son capaces de ejercer fuerza de manera más efectiva. Sin embargo, si este ángulo no lo podemos alcanzar tendremos que realizar el ejercicio isométrico en otra posición. Así, podemos trabajar los isométricos en cualquier posición isométrica, siendo la especificidad de la angulación la causa de obtener mayor o menor fuerza para ese músculo.

EJERCICIOS POSIBLES A REALIZAR


A continuación veremos una Progresión de intensidad de isométricos en sentadilla con Bosu:




Bibliografía

-          Izquierdo M, Badillo JJ. Fuerza y potencia muscular: influencia de las propiedades biomecánicas del músculo. En Pérez P, Llana S. Biomecánica básica aplicada a la actividad física y deporte. España: Editorial Paidotribo; 2015. 253 – 276.
-          López-Chicharro J, Fernández-Vaquero A. Fisiología del ejercicio. 3ª Ed. Madrid: Panamerica; 2006.
-          Velocidadatletica.com. (2016). Entrenamiento Isométrico Y Fibras Musculares De Contracción Rápida |. [Accessed 27 Apr. 2016] Available at: http://velocidadatletica.com/entrenamiento-isometrico/
-          Mas Fuerte que el Hierro. (2012). Los Ejercicios Isométricos. [Accessed 27 Apr. 2016]. Available at: http://www.masfuertequeelhierro.com/blog/2012/05/los-ejercicios-isometricos/
-          Clinicarehabilitacion.com. (2016). [Accessed 27 Apr. 2016] Available at: http://www.clinicarehabilitacion.com/articulos/contraccion-muscular
-          Barbany i Cairo, J. Fisiología del ejercicio físico y el entrenamiento. Barcelona: Editorial Paidotribo; 2002
-          Tous-Fajardo J. Nuevas tendencias en fuerza y musculación. 1ºEd. Barceloma: Ergo; 1999.


   Autores del artículo:

BLASCO ABADÍA, JULIA

 
GARCÍA SORIANO, LARA 
HERNÁNDEZ SECORÚN, MAR 

 
MOLINS GONZÁLEZ, EVAGLORIA 

 

martes, 28 de febrero de 2017

LESIÓN LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

Introducción

Los deportistas son más susceptibles de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla, especialmente en deportes de equipo.
Dicha lesión puede surgir gracias a una mala recepción después de un salto, un cambio de dirección, una deceleración alta o con un contacto entre dos jugadores. Las mujeres son más susceptibles de sufrir esa lesión, porque tienen parámetros fisiológicos diferentes respeto a los hombres.  
El objetivo principal de ese estudio, es ver qué factores biomecánicos están asociados e implicados en la lesión del LCA. El segundo objetivo es ver cómo valorarlos, y que sistemas son utilizados. El estudio ha sido realizado sobre la mala recepción después un salto en balonmano y un giro de dirección en fútbol.

I - ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DE LA RODILLA 

La rodilla está compuesta por 3 huesos: el fémur, la tibia y la rótula; de cartílagos: los meniscos; de una cápsula y de ligamentos, como el LCA que tiene su origen en la parte posterior y externa de la escotadura intercondílea del fémur y que se inserta en la meseta tibial, cruzando el ligamento cruzado posterior (LCP) que va en el sentido contrario. 

El LCA permite:
- La unión entre el fémur y la tibia
- Que la tibia no vaya hacia delante. En caso de ruptura, será incapaz de lograr su función.
Los músculos cuádriceps e isquiotibiales actúan para fortalecer la acción de los ligamentos alrededor la rodilla.
La lesión del LCA ocurre cuando se pone en alta tensión: el fémur y la tibia se tuercen en direcciones opuestas.
Cuando un jugador flexiona su rodilla (de 70° hasta 120°), o la extiende (últimos 20° pasivos), la tensión del LCA aumenta y por supuesto, el riesgo de hacerse una lesión del ligamento aumento también.


II - IMPLICACIONES DE LOS FACTORES BIOMECÁNICOS DEL LCA Y ALGUNOS TRATAMIENTOS Y PREVENCIONES


a)      Hiperextensión
Un deportista con una rodilla recurvatum (hacia detrás) o que hace un movimiento de hiperextensión está predispuesto a hacerse una ruptura aislada del LCA.

La fuerza que pone el jugador en el momento de lanzar un tiro se concentra en el cuádriceps; si es demasiado importante, puede conducir a un desgarro del LCA.

b)      Valgo

Un deportista puede tener un valgo fisiológico de rodilla (rodilla hacia medial/dentro) y si hace un movimiento que acentúa este valgo o que hace una rotación externa y una flexión de rodilla, puede romperse su LCA.
La combinación de esos movimientos puede provocar un daño del plano capsulo-ligamentoso interno (punto de ángulo postero-interno y ligamento lateral interno), del menisco interno y del LCA4.

Un valgo de rodilla implica músculos medios hipotónicos (tono muscular disminuido)5  y distendidos, y músculos laterales hipertónicos (tono muscular incrementado)6  y retractados7; con el tiempo puede ser una causa de lesión.


c)      Varo

Un deportista con un varo fisiológico de rodilla (rodilla hacia lateral/fuera) o que hace un movimiento que acentúa el varo o, una rotación interna de la rodilla y una flexión, está predispuesto a romperse su LCA.

La combinación de esos movimientos puede provocar un daño del LCA, del plano capsulo-ligamentoso externo (punto de ángulo postero-externo y ligamento lateral externo), y del menisco externo.

Un valgo de rodilla implica músculos medios hipertónicos y retractados, y músculos laterales hipotónicos y distendidos. Con el tiempo puede ser una causa de lesión.





a)      Tratamientos y Prevenciones


Los factores biomecánicos permiten al Fisioterapeuta curar al paciente después de una intervención quirúrgica antes para prevenir y evitar la lesión del LCA
Va a ocuparse de la postura, debe reajustar y reequilibrar los tonos musculares por estiramientos y fortalecimientos musculares. Y por supuesto, reajustar al nivel del pie si es necesario.


            Por disfunción articular y/o muscular, una rotación interna de la cadera puede entrenar un valgo de la rodilla y una rotación externa puede entrenar un varo de la rodilla. El Fisioterapeuta debe corregir estas rotaciones y ocuparse del fortalecimiento muscular también al nivel de la cadera.

Para evitar que el deportista se rompa su LCA, puede hacer pruebas para ver si tiene riesgos de hacerse esta lesión, o ejercicios de prevención. Por ejemplo, puede hacer una valoración isocinética con un dinamómetro isocinético. Gracias a esta máquina, el fisioterapeuta puede ver si hay una asimetría entre los grupos de músculos agonistas y antagonistas11 y en función, ver si debe reequilibrar las tensiones musculares. En efecto, un desequilibrio entre los cuádriceps y los isquiotibiales puede ser una causa de lesión del LCA.

III – ANÁLISIS DE FACTORES BIOMECÁNICOS EN ACCIONES DEPORTIVAS

En los vídeos, para calcular los ángulos de flexión y valgo, se han colocado marcadores en la persona sana y la persona con riesgo.
Para la flexión, los marcadores están en el trocánter, en la cabeza del peroné y en el maléolo externo.
Para el valgo, los marcadores están en la espina iliaca anterosuperior, en el punto medio de la rótula y en la tuberosidad tibial.






Tabla 1: Datos de los parámetros biomecánicos a la recepción de un salto de balonmano en ambos casos.



Angulo de flexión
Angulo de valgo



Persona sana
53°
20,3°
Persona con riesgo
79°
30,5°





Tabla 2: Datos de los parámetros biomecánicos en un giro de dirección en fútbol en ambos casos.


Angulo de flexión
Angulo de valgo



Persona sana
57°
6,6°
Persona con riesgo
76°
41,5°




En relación con la parte 1, según los ángulos de la persona con riesgo de ruptura del LCA (ver tablas 1 y 2) corresponden a una tensión del ligamento que puede provocar una ruptura.



CONCLUSIÓN



Este estudio ha permitido demostrar que el riesgo de ruptura del LCA aumenta según los perfiles de los deportivos: un movimiento acoplado de valgo-flexión-rotación externa, o de varo-flexión-rotación interna pone en tensión el ligamento, lo que puede provocar una ruptura.

Dicha lesión puede ser prevenida, haciendo pruebas para detectar factores biomecánicos de riesgos, y por tanto pueden ser corregidos. En caso de ruptura, un fisioterapeuta puede corregir los factores del paciente para curar la lesión y prevenir otra futura.

¿QUIERES SABER MÁS ?

-          Los siguientes enlaces presentan con más detalles anatomía, factores biomecánicos, tratamientos posibles y prevención para la ruptura del LCA:


-          Aquí son catalogados 2 referencias revistas científicas relacionadas con el tema, con un alto Factor de Impacto:
o   The American Journal of Sports Medicine
o   Clinical Journey Sports of Medicine
-          El siguiente enlace es el blog de Yann Le Meur, un professional de la salud que coge datos de varios estudios, haciendo dibujos: http://ylmsportscience.blogspot.com.es/


BIBLIOGRAFÍA

1.      MedlinePlus informacion para la salud de usted  [Internet]. Rockville Pike: Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU;  1998 [ actualizado 16 mayo 2016; citado 17 mayo 2016 ]. Disponible en : https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001074.htm
2.      AlexRObin.com[Internet]. 2010 [citado 15 Mayo 2016]. Disponible en: http://alexrobin.com/legenoudukiteur/?page_id=10.

3.      Colby LA, KISNER C. Ejercicio Terapéutico Fundamentos y técnicas. 5ª edición. Editorial Medica Paramericana. Buenos Aires : S.A.C.F. 2010.
4.      Castelain C, Christofilis M, Jayankura M, Samaha C,  Zouaouy S. Ortopedía. [Tesis doctoral en f
rancés]. Paris: Facultad de Medicina Pierre et Marie Curie; 2000. Disponible en: http://www.chups.
jussieu.fr/polys/orthopedie/polyortho/POLY.Chp.7.3.html.
5.      Medlineplus[Internet]. Rockville Pike: U.S. National Library of Medicine; [actualizado 3 Mayo 2016; citado 16 Mayo 2016]. Disponible en: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003298.htm.
6.      lexicoon.org[Internet]. 2016 [citado 17 mayo 2016]. Disponible en: http://lexicoon.org/es/hipertonia.
7.      Cailloux, C. Prevention of injuries: Posturology of lower limb [pdf file]. Colloc Tennis au feminin; 2014. Disponible en: http://ligue.fft.fr/val-d-oise/ltvo95_a/cms/index_public.php?PHPSESSID=bf9e6f52ed05c87f131aca2f44db5075&us_action=show_note&ui_id_site=1&ui_id_doc=1050000008.
8.      Neiger H, Leroy A, Dufour M, Péninou G, Pierron G, Génot C. Kinesioterapia I Pincipios II Miembros inferiores Evaluaciones. Técnicas pasivas y activas del aparato locomotor. Génot. Editorial Medica Paramericana. España. 2005.
9.      Pedro PS, Salvador LB. Biomecánica básica Aplicada a la actividad física y el deporte. 1ª edición. Editorial Paidrotibo. Badalona: Les Guixeres; 2015.

10.  Zebis MK, Andersen LL, Brandt M, Myklebust G, Bencke J, Lauridsen HB, Bandholm T, Thorborg K, Hölmich P, Aagaard P. Effects of evidence-based prevention training on neuromuscular and biomechanical risk factors for ACL injury in adolescent female athletes: a randomised controlled trial. Br J Sports Med. 2016 May;50(9):552-7.
11.  cidif.es[Internet]. Valladolid: Aspaymcyl; [citado 17 mayo 2016]. Disponible en: http://www.cidif.es/web/valoraciones.aspx.
Sci-Sport.com[Internet]. Reims: Aneliya V. MANOLOVA; 2011 [actualizado 1 Oct 2014; citado 16 Mayo 2016]. Disponible en: http://www.sci-sport.com/articles/ligament-croise-anterieur-evaluer-les-facteurs-de-risque-de-blessures-grace-a-la-tensiomyographie-114.php


Autores del artículo:

EVENAS Alexis
LETRILLARD Claire
FLEURY Rémi
JUBLIER Laurent
TOUZE Alexiane

lunes, 20 de febrero de 2017

LA BÓVEDA PLANTAR. TIPOS DE PIE

Introducción


La bóveda plantar se define como un conjunto de diferentes elementos osteoarticulares, ligamentarios y musculares del pie asociados en armonía. Esta estructura forma un triángulo formado por las cabezas del primer metatarsiano, quinto metatarsiano y la tuberosidad posterior del calcáneo. Gracias a su anatomía de curva y su elasticidad permite adaptarse a  las desigualdades del terreno y otras circunstancias como transmitir las fuerzas al suelo u orientar para superar obstáculos causados por la gravedad terrestre. Podemos decir que tiene un rol de amortiguador indispensable para la fluídez de la marcha tanto a nivel ligamentoso como muscular:



No obstante una mala repartición de la cargas del cuerpo en el pie o alteración  a nivel estructural puede dar lugar a modificaciones de la bóveda plantar como un aplanamiento o aumento del arco de nuestros pies.


I-Parte Exploratoria

A- Conceptos
Debemos tener en cuenta que tanto la forma que la altura de nuestros arcos son indicadores fundamentales sobre la función de nuestros pies. Así como el tipo de deformaciones que puedan afectar a nuestros arcos, hablaremos de arco Ascendido como una deformación anormal de la estructura del pie caracterizado por el aumento de la concavidad de la bóveda plantar. Mientras que en el caso de una disminución de la concavidad del arco  hablaremos de un aplanamiento. También puede asociarse a una debilidad de  la musculatura como una desviación del talón hacia fuera.



B- Noción de Normalidad
Por lo tanto, en una población normal, encontraremos diferentes valores de normalidad sobre algunos ángulos que pueden luego confirmarnos nuestro posterior diagnóstico:



De forma visual :



C- Diagnostico
En la valoración de un individuo que presenta un tipo de deformación sobre el arco del pie, evaluaremos los planos fisiológicos haciendo una exploración física completa, donde se puede también añadir pruebas complementarias (5-6*):
        Medición de la altura del escafoides (7-8*):
Se mide la distancia del suelo al escafoides y se registra la diferencia entre la altura de la tuberosidad del escafoides con el pie descansado en el suelo con el peso echado.
Se puede también calcular dividiendo la altura del escafoides entre la longitud “truncada” de la huella en centímetros, es decir, entre la longitud de la impresión plantar exceptuando los dedos.
Cowan (1993) registra la altura del escafoides, medida de forma manual, y su correspondencia con el tipo de pies en su estudio “Altura del Escafoides Truncada”:
  • Descendido : 2.72-4.08 cm.
  • Normal: 4.09-5.08 cm.
  • Ascendido: 5.09-6.05 cm.

Valoración de la altura del arco medial (5-9*):
Con el paciente de pie, el fisioterapeuta mide con un goniómetro, el ángulo formado por la línea que conecta el maléolo interno, la tuberosidad del escafoides y la línea desde la tuberosidad a la cara medial de la cabeza del 1er metatarsiano.
Un estudio de Dahle sobre el “Ángulo del Arco Longitudinal” o “Longitudinal Arch Index” (Dahle 1991; Nilsson, 2012) establece una normalidad entre 120° y 150°. Nilsson utilizó una otra muestra que permite establecer otros rangos angulares donde el plano normal sería (131° y 152°).
    Índice de la Postura del Pie (10-11-12*):
La valoración y clasificación de la congruencia de la altura del arco longitudinal interno del pie tiene como principal ventaja en que se obtienen valores del pie desde distintos ángulos, planos y segmentos, siendo el estudio de “Foot Posture Index” Redmon (2006) tendremos la siguiente tabla:




Baropodometria con plataforma (13-14*):  
Respecto a las pruebas complementarias podría ser utilizada una baropodometria con plataforma. Se define como una técnica que permite medir en función del tiempo las presiones y superficies de contacto que se aplican sobre el pie.


Con los valores obtenidos, se puede valorar  las fuerzas y obtener así la forma del pie en función de la imagen que nos refleja esta plataforma, durante una marcha estática o dinámica. Tendremos en azul las zonas de contacto con bajo intensidad, hasta rojo, las zonas de apoyo que generan más presión.

II-Parte Resolutiva


A- El Arco Ascendido

A partir de las deformaciones tanto estructurales como las angulares podremos encontrar: En la zona del ante pie, la presencia de los dedos en « garras »: los tendones del ante pie traccionan más de lo habitual y hace que los dedos se doblen hacia arriba.
(Debido a un ángulo de Hibbs >45°)

Otro problema muy habitual es la presencia de metatarsalgias que refieren un dolor a nivel de la zona metatarsal, también si el paciente refiere dolor en la planta del pie entre tercero y cuarto dedo.
(Debido a un ángulo de Hibbs >45° y/o Meary >5°)

A nivel del arco plantar, si la zona de la fascia plantar está más tensa de lo normal con el tiempo puede generar fascitis plantares: El paciente refiere dolor en el talón con los primeros pasos tras levantarse de la cama, o después de periodos prolongados de caminar.
(Debido a la inclinación del calcáneo >30°)

B- El arco Descendido

En lo que respecta a las lesiones, en la zona del ante pie también podremos encontrar infinitas patologías debido esta forma del pie. Una de las primeras patologías sería un hallux limitus, que significa una hipomovilidad de la articulación metartasofalangicas del primer dedo.
(Debido Angulo Djian Anonnier >130°)

La siguiente patología va a poder ser una sobrecarga de la zona metatarsal debido a que la articulación de primer dedo no funciona bien y se genera una sobrecarga sobre estos puntos.
(Debido Angulo Hibbs <130°)

A continuación en la zona del medio pie, ocurren  unas de las patologías de lo más comunes, la fascitis plantar. Se produce debido a que tiene que mantener el arco plantar y tiende a volcar hacia dentro y esto provoca una ausencia de la bóveda plantar que genera una distensión de la musculatura plantar.
(Debido a la inclinación del calcáneo <20°)

C- Tratamientos

En fisioterapia, se puede enseñar diferentes tipos de tratamientos, tanto para limitar como para impedir las deformaciones. Sobre todo realizando ejercicios de contracción/relajación de los músculos contracturados o ejercicios de reaprendizaje estática/dinámica de la marcha.




Conclusión

Al final, las variadas tipos de deformaciones que puedan afectar a nuestro arco puedan también producir una inestabilidad que con el tiempo puede repercutir sobre las lesiones más comunes como: esguince de tobillo y/o problemas de las estructuras más proximales de nuestro cuerpo como por ejemplo en la rodilla o cadera.
Así que, cualquier degeneración a nivel del arco plantar puede acabar generando patologías más severas y afectar a nuestra calidad de vida si no son prevenidas.


BIBLIOGRAFÍA:

B- Noción de normalidad :
1 Cracciolo AC. An Atlas of Foot and Ankle Surgery. CRC PressI Llc. (2005)
2 DiGiovanni CW, M.d. JG. Foot and Ankle, Core Knowledge in Orthopaedics. C.V. Mosby. (2007)
3 Bouysset M. Pathologie ostéo-articulaire du pied et de la cheville, Approche médico-chirurgicale. Springer Verlag France. (2004)
4 Raikin S. Adult Flatfoot, An Issue of Foot and Ankle Clinics. Saunders. (2012)

C- Diagnostico
5 Libro: SECOT Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología. Manual de Cirugía Ortopédica y Traumatología 2ª ed. Madrid: medica Panamericana; 2010.
6 Chu WC, Lee SH, Chu W, Wang TJ, Lee MC. The use of arch index to characterize
arch height: a digital image processing approach.
IEEE Trans Biomed Eng. 1995
Nov;42(11):1088-93.

Medición de la altura del escafoides :
7 Cowan DN, Jones BH, y Robinson JR. Altura del Escafoides Truncada. (1993).
8 Williams DS, McClay IS. Measurements used to characterize the foot and the medial longitudinal arch: reliability and validity. Phys Ther. 2000 Sep;80(9):864-71.

Valoración de la altura del arco medial :
9 Nilsson MK, Friis R, Michaelsen MS, Jakobsen PA, Nielsen RO. Classification of the height and flexibility of the medial longitudinal arch of the foot. J Foot Ankle Res. 2012 Feb 17;5:3.

Índice de la Postura del Pie :
10 Cavanagh PR, Rodgers MM. The arch index: a useful measure from footprints. J Biomech. 1987;20(5):547-51.
11 Redmond AC, Crane YZ, Menz HB. Normative values for the Foot Posture Index. J Foot Ankle Res. 2008 Jul 31;1(1):6.
12 Redmond AC, Crosbie J y Ouvrier RA. Development and validation of a novel rating system for scoring standing foot posture: The Foot Posture Index. Clinical Biomechanics, 2006, 21:89–98.

Baropodometria con plataforma
13 Libro: Cleland J. Netter Exploracion clinica en ortopedia. 1ª ed. Barcelona: Masson, Elsevier; 2006.
14 Neto HP, Grecco LA, Braun Ferreira LA, Christovão TC, Duarte Nde A, Oliveira CS. Clinical analysis and baropodometric evaluation in diagnosis of abnormal foot posture: A clinical trial. J Bodyw Mov Ther. 2015 Jul;19(3):429-33.

Lesiones:
  • Agyekum EK, Ma K.Heel pain: A systematic review.Chin J Traumatol.2015;18(3):164-9
  • Lee JH, Cynn HS, Yoon TL, Choi SA, Kang TW.Differences in the angle of the medial longitudinal arch and muscle activity of the abductor hallucis and tibialis anterior during sitting short-foot exercises between subjects with pes planus and subjects with neutral foot.J Back Musculoskelet Rehabil. 2016 Mar 18.
  • Mueller S, Carlsohn A, Mueller J, Baur H, Mayer F.Influence of Obesity on Foot Loading Characteristics in Gait for Children Aged 1 to 12 Years.PLoS One. 2016 Feb 25;11(2)
  • Headlee DL, Leonard JL, Hart JM, Ingersoll CD, Hertel J.Fatigue of the plantar intrinsic foot muscles increases navicular drop.J Electromyogr Kinesiol. 2008 Jun;18(3):420-5.
  • Dowling GJ, Murley GS, Munteanu SE, Franettovich Smith MM, Neal BS, Griffiths IB, Barton CJ, y Collins NJ. Dynamic foot function as a risk factor for lower limb overuse injury: a systematic review. J Foot Ankle Res in press.
  • Neal et Al. Foot posture as a risk factor for lower limb overuse injury: a systematic review and meta-analysis. Journal of foot and ankle research 2014, 7:55.
  • Tong JWK y Kong PW. Association between foot type and lower extremity injuries: systematic literature review with meta-analysis. J Orthop Sports Phys Ther 2013, 43:700-714.
  • Viladot A. Quince lecciones sobre patología del pie. Barcelona: Toray, 1989.

Tratamientos :
  • Matias AB, Taddei UT, Duarte M, Sacco IC.Protocol for evaluating the effects of a therapeutic foot exercise program on injury incidence, foot functionality and biomechanics in long-distance runners: a randomized controlled trial.BMC Musculoskelet Disord. 2016 Apr 14;17(1):160.
  • Cornwall MW, McPoil TG, Fair A.The effect of exercise and time on the height and width of the medial longitudinal arch following the modified reverse-6 and the modified augmented low-dye taping procedures.Int J Sports Phys Ther. 2014 Oct;9(5):635-43.
  • Lynn SK, Padilla RA, Tsang KK.Differences in static- and dynamic-balance task performance after 4 weeks of intrinsic-foot-muscle training: the short-foot exercise versus the towel-curl exercise.J Sport Rehabil. 2012 Nov;21(4):327-33.
  • Cowan DN, Jones BH, Robinson JR. Foot morphologic characteristics and risk of exercise-related injury. Arch Fam Med. 1993 Jul;2(7):773-7.
  • López Elvira JL, Vera García FJ, Meana M, y García JA. Respuestas, adaptaciones y simetría de la huella plantar producidas por la práctica de la marcha atlética. Cultura, Ciencia y Deporte, 2006, 2(4):21-26.

Complementaria :
  • Murley GS, Menz HB, y Landorf KB. A protocol for classifying normal and flat-arched foot posture for research studies using clinical and radiographic measurements. Journal of Foot and Ankle Research, 2009, 2:22.
  • López Elvira JL, Vera García FJ, Meana M, y García JA. Análisis biomecánico del apoyo plantar en la marcha atlética. Relación entre la huella plantar, ángulos de la articulación subastragalina y presiones plantares. European Journal of Human Movement, 2008, 20:41-60.
  • Las relaciones entre las inestabilidades el apoyo plantar y las alteraciones de la biomecánica de la rodilla. Córdoba: Tesis realizada en la universidad de Córdoba, 2002.

Autores del artículo:

Laury Sarotte
Nancy Christophe-Hayot
Joris Martin
Nicolas Cabannes